CUL DE SAC

Expresión de origen occitano; literalmente “fondo de saco”.
1. Dícese del punto muerto, el callejón o la carretera sin salida.
2. Tubo de un solo orificio.
3. Pensamiento o acción que no conduce a ninguna parte, o situación de difícil resolución.

Puede que un día venga el primer paso. Lo más lejos posible. Samuel Beckett, El Innombrable.

Idea y coreografía: Mattia Russo y Antonio de Rosa en colaboracion con los interpretes.
Dramaturgia Y TEXTOS: Maria Velasco Gonzales 

Escenografía : Monica Borromello
Música: varios artistas

Espacio sonoro /compositor: Marco Palazzo 

Vestuario: Kor’sia / Carmen Granell
Intérpretes: Agnes Lopez Rio, Antonio de Rosa, Mattia Russo, Giuseppe Dagostino, Mar Aguilò, Alejandro Moya.
Voz femenina: Patricia Rezai
Voz masculina : Agustin Aguilò

Cul-De-Sac es el último proyecto de investigación escénica de la asociación cultural Kor’sia. Liderada por los coreógrafos italianos afincados en España Antonio de Rosa y Mattia Russo; Kor’sia es un espacio de encuentro e intercambio, que fomenta la creación de redes dentro del sector cultural madrileño. La asociación cuenta, en su afán de profesionalizar e integrar diversas visiones en su proyecto, con colaboradores en los ámbitos de la comunicación, la producción, la gestión y la creación cultural. Kor’sia tiene además el apoyo de bailarines de la Compañía Nacional de Danza, actualmente dirigida por José Carlos Martínez, y otros artistas y profesionales procedentes de Castilla y León, Comunidad Valenciana, Baleares, País Vasco, La Rioja, Colombia, etc., que desarrollan su trayectoria en Madrid.

El título de la pieza es orientativo de su universo conceptual: a saber, los límites físicos y mentales que se oponen a los deseos de realización de todo ser humano. La danza asume cierto carácter narrativo y nos presenta una comunidad de seres confinada entre cuatro paredes, obligada a un pacto social, pero, sobre todo, a hallar la libertad en su fuero interno.

La referencia primordial es el universo de Juan Muñoz, artista español fallecido un año después de recibir el Premio Nacional de Artes Plásticas, en el 2001. Podemos decir sin ambages, que Cul-de-Sac “exporta” el imaginario del escultor , imprimiendo vida a sus figuras monocromáticas –gris plomo–, e imbuyendo de movimiento a las tensiones entre individualidad y sociedad que sugieren sus instalaciones.

El cuidado de la plástica, que podría considerarse una de las señas de identidad de Kor’sia, alcanza un cénit en esta obra, donde luz, escenografía y vestuarismo se alían

para recrear una distopía paralela a nuestra realidad, en la que, no obstante, aún hay una ventana abierta a la esperanza. La danza es atravesada por las bellas artes, pero no solo.

Es posible hablar de interdisciplinariedad incluso a partir de la propia dramaturgia que se fundamenta en una valiosa herencia teatral: desde el teatro existencialista a La clase muerta, del Tadeusz Kantor, pasando por Samuel Beckett. El lenguaje del Absurdo es trasladado a la danza: espaldas encorvadas, exactitudes maquinales... La técnica posibilita usos del texto ajenos a los convencionales. Cabe citar proyecciones de intertítulos inspirados en El Innombrable, de Beckett, o audiciones donde, por la práctica del mashup, la voz over se encabalga con un ambiente sonoro. También, en este sentido, los trabajos de Muñoz más desconocidos, relacionados con la creación de carácter auditivo (pongamos por ejemplo el programa de radio realizado con el compositor británico Gavin Bryars) han constituido una fuente de inspiración.

La música, por lo demás, se pone al servicio de la recreación de un abanico de estados de ánimo, clímax y anticlímax, a partir del minimalismo sacro de Arvo Pärt, las partituras de Nino Rota y alguna ruptura más folclorista.

Por esta atractiva mixtión de registros y lenguajes, y sus guiños a la narración y a las artes dramáticas, Cul-de-Sac es una pieza ideal para acercar la danza contemporánea al público general, e irradiar el legado de Juan Muñoz dentro y fuera de España. De ello ha dejado constancia a su paso por Sens (Francia) y por el Teatro Circo de Murcia el pasado 11 de febrero, donde la crítica ha llamado la atención sobre la audacia y la solvencia de la propuesta: “Un soplo de aire fresco, imaginativos, carismáticos y con gran peso. Compactos y sin resquicios”.

Expression of Occitan origin meaning, literally, the “bottom of the bag”.
1. Used to refer to a dead end, blind alley or no-through road.
2. A tube open at only one end.
3. A course of action that leads nowhere, or a situation in which further progress is impossible.

“The first step might come some day. As far away as possible.”

Samuel Beckett, The Unnamable

Cul de Sac is the latest research project for the stage from the Kor’sia cultural association, under the leadership of Spanish-based Italian choreographers Antonio de Rosa and Mattia Russo. Kor’sia is a space for meeting and exchan- ging ideas, promoting the creation of networks within Madrid’s cultural sphere.

For this project, the association draws from its passion for professionalizing and incorporating diverse visions in its work, relying on collaborators from the fields of communications, pro- duction, management and cultural creation. Kor’sia also has the support of the dancers from the Compañía Nacional de Danza, which is currently under the leadership of José Carlos Martínez, as well as other artists and professionals that have established themselves in Madrid’s cultural scene.

Cul de Sac

The title of the piece is indicative of its conceptual universe: the physical and mental limits that constrain the desires for fulfill- ment shared by all human beings.

The dance assumes a certain narrative character and presents us with a community of beings confined bet- ween four walls, bound to a social pact, but, most of all, to unearthing freedom in their heart of hearts.

The essential reference is the universe of Juan Muñoz, the Spanish artist who passed away a year after receiving the Pre- mio Nacional de Artes Plasticas, in 2001. In short, we can say that Cul de Sac “exports” the sculptor’s imagination, infu- sing his lead gray, monochromatic figures with life, and imbuing the tensions between individuality and society suggested by his installations with movement.


With its attractive mixture of registers and styles, and its nods to narration and the dramatic arts, Cul de Sac is the ideal pie- ce for bringing modern dance to the general public, and for radiating Juan Muñoz’s legacy both in and outside of Spain.

Its influence has been demonstrated thus far by the shortened versions of this project that have been performed in Sens (Fran- ce), Pamplona and at the Teatro Circo in Murcia, where critics emphasized the proposal’s audacity and competence:

“A breath of fresh air, imaginative, charismatic and with great depth. Tight and with no cracks”.

Cul de Sac has been made possible thanks to support from the Les Synodales Festival in Sens, located in the Bourgogne- Franche-Comté region of France.

And most of all, thanks to the invaluable help from the Compañía Nacional de Danza, directed by José Carlo Martínez,, one hour Cul de Sac piece involving eight dancers, which will premier at the Teatro de Baracaldo during the Festival Dantzaldia in September of 2016, under the direction of Laura Etxebarria...

Idea and choreography

Mattia Russo y Antonio de Rosa con la colaboración de los bailarines

Drama

María Velasco González

Sound space

Marco Palazzo

Stage desing and lighting

Mónica Boromello

Music

Arvo Part/ varios

Costumes

Kor’sia and Carmen Granel

Technician

Rosa Ana García Lara

Production

Gabriel Blanco (Spectare)

Dancers

Mattia Russo, Antonio de Rosa, Astrid Elisabeth Bramming, Mar Aguilò, Agnès López Río, Alejandro Moya, Iris Borràs


Female voice

Patricia Rezai

Male voice

Agustin Aguilò

Photography

© María Alperi

Length: 50 minutes